Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Miér Jul 19, 2017 1:41 am.
Últimos temas
» ¿Quién rolea?
Lun Jul 07, 2014 3:25 am por Autumn Ramsey

» Looking for a miracle {0/2}
Sáb Jul 05, 2014 5:32 am por Danielle H. Castrage

» Dreaming about you (cuatro.muchos)
Jue Jul 03, 2014 2:30 pm por Danielle H. Castrage

» You need a compas, dear [cero.dos]
Miér Jul 02, 2014 2:43 pm por Vittoria A. Carduccio

» Blow you're dreams away with me ► cero.uno
Mar Jul 01, 2014 11:46 pm por Elizabeth P. Griffith

» #] Tablón de anuncios
Mar Jul 01, 2014 1:11 am por Administración

» Sistema de Puntos
Lun Jun 30, 2014 11:21 pm por Administración

» Everytime she closed her eyes ✘ 0.1
Dom Jun 01, 2014 4:36 pm por August P. Carson

» ¡Fiesta de disfraces!
Lun Mayo 19, 2014 10:24 pm por Justin A. Blake




DUKE DI STEFANO

MPPERFIL
Admin Gral.



LORRAINE DEVERAUX

MPPERFIL
Diseño css y html



GABRIELA LONGFELLOW

MPPERFIL
Admin Gral.



JHEVÓN FITZGERALD

MPPERFIL
Admin Gral.



OWEN D. LALBAY

MPPERFIL
Admin Gral.



ARIANNE BETTENCOURT

 MPPERFIL
Admin Gral.

N. Erika Baldwin

Ir abajo

N. Erika Baldwin

Mensaje por N. Erika Baldwin el Vie Jul 19, 2013 11:24 am

Dieciocho

Alemana

26 de julio

Bisexual

Hârtie sumt ger

Anna Speckhart
N. Erika Baldwin


Descripción Psicológica


¿Y qué sería de la vida sin emociones? ¿sin misterio? ¿sin pasión? Y ese es el problema de Erika: ¿qué sucede cuando siempre has tenido a tus pies al mundo? ¿qué pasa una vez ya no encuentras emocionante la sonrisa de un desconocido o que te feliciten cuando has hecho algo bien? Tiene todo lo que quiere y eso cansa, hasta cierto punto una fiera se amansa. Es difícil que alguien choque con la monotonía en la que la chica se ve inmersa, pocas cosas despiertan un interés más allá de tres días en ella, por eso, cuando encuentra algo auténtico, Eiri lucha por ello. Es lo más destacable de la joven, siempre quiere las cosas que no puede tener, siempre quiere superar los retos aunque la hieran, aunque la rompan, porque es mejor eso que volver a estar sumida en la rutina.
Sin embargo, pese a su actitud francamente luchadora, no es consciente de que no todo el mundo está dispuesto a servirla. Digamos que Erika es como una niña pequeña, exactamente igual, que se mueve más por caprichos momentáneos sin darse cuenta de si puede pisotear a alguien en el camino. Algunos la tachan de mezquina pero en realidad es honesta consigo misma al cien por cien, el problema es que no esta acostumbrada a tener frenos. Eso va también por su lengua incontenible, viperina como una serpiente o encantadora como una flor zalamera. No es que tienda a atacar o a halagar aposta o porque desee algo, simplemente no se da cuenta cuando puede haber metido la pata o cuando está sonrojando algunas mejillas. Es insconsciente con sus palabras impulsivas a menos que se detenga a pensar en lo que dice. 

De primeras, Erika luce una fachada superificial y frívola. No ahonda en temas profundos, no quiere que nadie conozca más allá de la imagen que ella desea mostrar al mundo: la de una triunfadora. Si tiene inquietudes, deseos secretos, un pasado oscuro o problemas infernales, no le interesa a nadie. Pese a parecer un libro abierto, Eiri es más cerrada de lo que nadie podrá adivinar jamás, es una princesa de cuento que si alguien se atreve a rescatarla trepando por su larga melena a la torre donde guarda sus penalidades, probablemente se corte el pelo y deje caer a su principe con una airada y altiva sonrisa. Y después lamentaría eternamente su nuevo corte de pelo. 

Fácilemente, Eiri, la cría estúpidamente ingenua, la niña caprichosa, la pequeña y atolondrada mimada, puede pasar a ser Erika, una mujer decidida, firme, sensual y fiera. Casi parece un atisbo en el que se entremezcla el futuro y el pasado de la chica, como si tuviera dos caras. Si la has conocido una noche en la que se quería comer el mundo, probablemente no la reconocieses en sus días de dama estrecha y gélida. 

Hasta ahora, casi todo en Erika es demasiado... hay demasiados defectos, pero es su escudo contra el mundo. Por supuesto, incluso ella tiene cosas buenas. Puede llegar a ser adorable en sus momentos de crítica, su sonrisa hay veces que es tan tierna que te podrías quedar sin habla y su mirada transmite tanta calidez que te preguntas como puede parecer tan cruel y frívola, tan desinteresada y manipuladora. Dentro de lo que cabe es amable y sabe cuando comportarse con respeto y mantener los labios sellados aunque ella es más de charlar, una parlanchina sin remedio. 
No es tan arrogante como parece a simple vista pero es su método de defensa y además se le da bien serlo, de hecho tanto que asusta. Le gusta escuchar halagos, piropos y que le laman el trasero pero es que ella también sabe hacerlo así que te lo puede ahorrar tirándose ella misma las flores, no te molestes en pelotearla. 

Siempre ha sido inteligente y curiosa, de hecho, a ella no le preguntes pero Eiri si que puede hacerte un tercer grado si lo ve necesario. Es contradictoria hasta la coherencia, discretamente escandalosa, racionalmente irracional. Muestra una faceta alocada y despreocupada de niña de bien aunque en realidad es muy centrada en sus estudios y está dispuesta a sacar la mayor media en su carrera, a ser la mejor en todo lo que hace. 

De alguna manera, aunque sea dificil de creer, es muy buena persona solo que muy inconsciente, por eso tiene gestos, algunos detalles que probablemente jamás te esperarías de ella. También la tachan de imprevisible por esto mismo, porque igual que puede lanzarte el contenido de su copa si la pillas en un mal momento o se toma a mal algo, puede reírse o llegar de repente con algo que te anime. Nunca sabes por donde va a salir, puede que esa sea una de las cosas que más llamen la atención de ella. 
Es extrañamente leal aunque nunca sabes en que bando estará o si, simplemente, estará en alguno ya que suele dar la impresión de solo pensar en si misma, además la fidelidad va de la mano con ella aunque esto es un matiz que se guarda mucho en demostrar. Goza de un humor algo retorcido, mucho de hecho, y claro, a veces puede ser ofensivo por no decir que casi siempre pero lo peor es que no hay maldad en Eiri. A menos que le busques las cosquillas, que entonces se las encuentras. 

Respecto a sus relaciones, bueno, ya habréis deducido que es difícil intimar con semejante elemento pero si muy entretenido si es que te gustan los retos. Aun así, Eiri va a momentos, a veces es complicado digerirla pero una vez la tienes, no la pierdes ni aunque te compres la ropa de segunda mano. Pero no la pongas a prueba, mejor, ¿vale?

¿En el amor? Bueno, ella nunca ha estado enamorada más allá del sentimiento que alberga hacia el reflejo que le devuelve el espejo. No sabe que es esa conexión y se limita a pensar que no existe y no es para ella. Y sin embargo cuando alguien le interesa siente una inexplicable e instintiva reacción de posesividad y orgullo hacia esa persona especial. Es como un animal, necesita saber que es suyo y casi ve ese tipo de cosas como un reto. Por suerte para Erika, es de las que se fijan y se obcecan con tan solo una persona y es muy pasional. Se deja llevar cuando acepta sus sentimientos, el caso es que su cabeza terca no quiere dejarle ver que es capaz de amar a alguien que no comparta su sangre, no comprende que le devore el deseo o se le parta el corazón si la dejan. Siempre ha estado sola y le ha ido bien, nunca ha compartido algo así con nadie y, aunque lo ve muy idílico y sueña con príncipes azules a veces, nunca se molesta en dejar de pensar que no vive en un cuento aunque la corona le sentaría maravillosamente bien. 

Antecedentes Historicos

Berlín vio nacer a Natasha Erika Baldwin. Una gran ciudad, una gran casa y una gran familia con una gran fortuna. La clase alta recibió a otra Baldwin con los brazos abiertos. Su madre, Chanelle Baldwin un rostro famoso en televisión, una diva en las pasarelas, una erudita en su carrera. Su padre, Misha Baldwin, un hombre de negocios, un genio en las finanzas, un artista con las cuentas. Vivían a cuerpo de rey, lo tenían todo... salvo tiempo para su hija. No era cuestión de querer más o quererla menos, era lógica. Si pasaban tiempo con la pequeña, esta no podría disfrutar de todos sus caprichos y una grandísima educación, todo el tiempo que no pasaban con ella, lo invertían en su futuro. Y su padre en amantes y su madre en operaciones para mantenerse más joven y probablemente aquello no era solo en lo que metía mano su cirujano. 
Sin embargo, a la pequeña Baldwin, no le importaba estar sola. Quería a sus padres pese a apenas recordar el sonido de sus voces, aunque se supiese más sus rostros por fotografías de prensa que por que ella los viese en persona. 
Nada fue tan tórrido ni intenso como cuando se prendió la noticia de que Chanelle volvía a estar embarazada. De pronto, su madre estaba más en casa y su padre menos. A su tierna edad, no comprendía porque se gritaban, porque cada vez que Misha volvía a casa se iba de un portazo o insultaba a su madre, porque Chanelle estaba tan desesperada. Ahora le hubiese sido fácil verlo. Chanelle había sobrepasado los límites, esperaba un bebé de otro hombre. Cuando nació el hermano pequeño de Eiri, Alec, ya habían empezado los trámites de divorcio. Fue una noticia que fue de boca en boca rápidamente y más de uno se atrevió a interrogar a la niña. 
La custodia por Erika se convirtió en una guerra. No era cuestión de quien quería lo mejor para ella, era cuestión de orgullo. Delante de las cámaras quedaba mejor ser un padre o madre responsable que ceder a tu heredero, ¿no? Misha ganó el juicio, más comprando que por justicia... pero claro, él no iba a hacerse cargo de la pequeña. Por esa misma razón, la envió a un internado. 
No fue mala idea, ahí Erika conoció a su mejor amigo, Kenton, además de a más gente que sería crucial para ella. Sin embargo no entremos en detalles escabrosos, no importan. Si Erika sacaba buenas notas por contentar a su familia en Alemania, no se supo, pero si que era de las mejores de su promoción y poco a poco empezó a ser más ambiciosa. Cuando acabó sus cursos en el internado, ya sabía donde quería proseguir estudiando y, obviamente, su padre no iba a ponerle pegas... hasta que se enteró que quería acudir a la misma universidad en la que estudió su madre. Fue la primera vez que la joven Baldwin se enfrentó a su padre y al final, con ayuda de Chanelle, acabó acudiendo a Ayreeskas.

Familia Directa


Chanelle Baldwin || Madre biológica || Diseñadora y modelo reconocida || Cuarenta y dos || Son iguales a simple vista. La misma sonrisa armoniosa, los ojos chispeantes y su obsesión por ser una verdadera dama. Ambas comparten eso. Y ya esta. Si alguien se molestase en preguntarle a Eiri por su madre y que tal está, ni siquiera podría responder más allá de lo que sabe en las meras revistas que publican sobre ella o sus apariciones en televisión. La joven Baldwin sabe que su madre tiene otra familia a la que espera sinceramente que brinde más atención que a ella. De vez en cuando hablan pero esto no pasa muy a menudo. Chanelle es sencillamente inconsciente, cree que apareciendo de repente para secuestrarla a París es suficiente. Erika finge que sí. 
Misha Baldwin || Padre biológico || Empresario a nivel internacional || Cuarenta y seis || Es un punto racional en la vida de Erika, siempre más exigente y moderado que su madre. Él se precupa más desinteresadamente por su hija, el único problema es que de verdad carece de tiempo. Siempre esta de avión en avión y al contrario que su Chanelle, su padre la llama todos los días para asegurarse que todo marcha bajo lo previsto. Es un hombre calculador, muy diferente a la propia Eiri y a su madre, sin embargo, es más sincero. Antepone muchas cosas a su heredera pero se preocupa verdaderamente por ella, solo que su forma de demostrarlo es de una forma fría por la que Eiri siempre se ha visto en la posición de intentar estar a la altura de sus circunstancias. Delante de él, Erika cambia radicalmente. 


Otros Datos


GUSTOS:
# Lo caro y el lujo le atrae como a un mosquito la luz, sí, ¿y qué? Es a lo que esta acostumbrada, por eso exagera cuando se ve privado de ello y da por sentado que su entorno tiene que ser una portada de diseño de revista. Le gusta encontrarse en ese tipo de sitios porque la hacen sentir cómoda y segura.
# Bailar. Veamos, Erika puede parecer muy estirada en la mayor parte del tiempo pero si la dejas a solas en su cuarto la verás como a toda mujer: un moño alto en la cabeza mal hecho, una camiseta ancha, alguna canción de Metallica a todo trapo y ella sobre la cama dando brincos tocando la guitarra imaginaria. Es un espectáculo indigno para que lo vean los demás pero en su ritual de todas las noches.

DISGUSTOS:
# Si sabes que tu ropa no es de ninguna marca y no sigue ningún criterio en el mundo de la moda, abstente de comentarle algo a Eiri. Probablemente se de cuenta y trate de pasarlo por alto como mayormente pueda, no te la juegues y sueltes su lengua viperina.
# No puedes juzgarla por ser superficial, lo es y mucho porque esa es su forma de defenderse del mundo. Le molesta que la gente le suelte perlas como: "Hipócrita" o "tienes que ver más allá del exterior" No vive en el cuento de la Bella y la Bestia, así que dejadla en paz por mucho que adore ser una princesa.

MANÍAS:
# Cuando se enfada tiene un tick nervioso en la mejilla, un músculo que palpita como un reloj de arena señalando que se acaba el tiempo en el que perdura su "cordura". Además, en el apogeo de su timidez, si realmente se siente avergonzada, algo que no pasa a menudo, la joven tartamudea absurdamente. 

FOBIAS:
# Tiene un absurdo miedo a la oscuridad. No ha superado ese terror nocturno pero puede disimularlo perfectamente aunque quizá de repente se abrace a alguien sin venir a cuento. No gritará ni empezará a berrear cual histérica pero probablemente se muestre irremediablemente intranquila, asustada por algo incomprensible. 
# Que la timen con la ropa, sabe reconocer fácilmente una imitación y aunque sabe que es prácticamente imposible, ¿y si se la cuelan que? Dios no lo quiera.


EXTRAS:
# Tiene un tatuaje en la nuca que solo se le ve si se recoge el cabello, son dos alas de ángel, son una promesa interior de la que ha hablado a poca gente.



He Leído y Acepto las reglas:

avatar
N. Erika Baldwin
alpha sigma alpha - clase alta
alpha sigma alpha - clase alta

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 19/07/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: N. Erika Baldwin

Mensaje por Invitado el Vie Jul 19, 2013 11:58 am

¡Ficha Aceptada!
¡Bienvenid@ al Foro!, ¡diviértete, se activ@...y a rolear!


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.